Ir al contenido principal

Cine con piquete # 2, Te sale casa por cárcel, mi pana

Por Guatavo Castillo

.
Si andas por el centro y pillas a un buhonero vendiendo District 9 de Blomkamp y la trilogía de documentales Qatsy de Reggio no te lo pienses dos veces. Hace poco menos de un año las vi y ya las había olvidado de un plomazo de esos a los que nos tiene acostumbrado el ajetreo diario de vivir en Caracas. Si una cosa tienen las películas que abordan críticamente ciertos temas, es precisamente la cualidad de ayudarnos a construir esa memoria para allanar el camino venidero, sin embargo, uno olvida explotar esa cualidad.
Comentando sobre el tema del mes de P.L.O.Mo con una amiga, pensaba sobre qué película escoger. Por suerte el plomazo no fue tan duro y recordé estas 4 cintas que tienen como uno de sus temas transversales el complejo significado de vivir en una metrópolis. Cada una habla, entre otras cosas, sobre cómo hemos dejado que las ciudades se conviertan en nuestras propias prisiones: unas cárceles con barrotes que no podemos ver ni tocar. Quien las haya visto seguro dirá “Este pana se volvió loco, si District 9 habla del apartheid y las otras tienen como tema la vida en guerra”. Sí, es verdad, pero cada una toca también el rollo de vivir en grandes ciudades y cómo estás son usadas como espacios de control, poder y manipulación.
En District 9 nos enfrentamos al problema del apartheid creado por una minoría blanca sudafricana contra un grupo de alienígenas que se ha estancado en la tierra para poder mantenerlos bajo control. Wikus Van de Merwe es un representante de la Multi National United (MNU), una compañía privada que controla a los alienígenas y quien será nuestro personaje guía en el proceso de revisión y control total de los visitantes en la ciudad de Johannesburgo hasta su transformación final. El distrito 9, conocido por ser una cárcel sin barreras más allá de las impuestas por las de la ley y los controles militares y segregacionistas de lxs blancxs sobre las mayorías negras de Sudáfrica, nos hace repensar en esta película el peo de quién y por qué se construyen las ciudades. ¿Son lugares para vivir o son simplemente espacios en donde nos (con)tienen para manejarnos con facilidad? Basta con asomarnos por la ventana de un edificio alto y ver la cadena de barrios que nos bordea para entender el por qué de la frase “zonas marginales”: al margen, que viven apartadxs (como el apartheid de District 9), excluidxs, desechadxs, fuera del alcance de la seguridad de unxs pero lo bastante cerca de esxs unxs para poder tenernos como mano de obra barata. District 9 es una película digna de ver por el tratamiento de este tema, con una realización impecable que mezcla el género documental con la ficción y un tratamiento de ciencia ficción muy innovador.
                                    
En las Qatsy la cosa es más compleja. Un trío de documentales que, combinando sólo imagen y música, retratan el desarrollo de la vida occidental. Hay dos cosas que llamaron mi atención cuando las vi: una, el avance de la tecnología como camino para la guerra y, dos, el desarrollo “natural” de la vida como elemento que choca contra esa evolución tecnológica. Volvemos al lío de cómo es que hemos llegado a un punto en el que la profundización de la ciencia (y allí ponemos en un mismo paquete al urbanismo, la ingeniería y todo lo que mete su nariz para armar ciudades) está al servicio de cúpulas de poder para mantenernos alineadxs en nuestro propio hábitat. Coño, prenda su TV en este momento y haga un paseo por los canales para que vea como es el tratamiento que le dan a las películas de los últimos años: invasión, destrucción, peligro, amenaza, todo apuntando a cercenarnos nuestra voluntad de habitar el lugar donde vivimos como un espacio público para arrinconarnos en lo privado. Han creado nuestras propias cárceles y de paso tenemos que pagar por ellas.
Uno ve estas películas y siente que hay un replanteamiento de la gran contrariedad que significa vivir en grandes ciudades. ¿Cómo es que lo hemos desplazado todo a estas grandes urbes sin pensar en que es lo más antinatural estar hacinadxs, asustadxs (por ideas sembradas por otrxs), apuradxs, paranoicxs y, lo peor de todo, cercadxs en nuestra acción de rebelarnos contra ella y contra quienes las construyen? Si tú vives en una metrópolis te invito a verla y si, mi pana, no sientes esa arrechera de saber que te pusieron la cárcel en tus narices ¡carajo debe ser que eres de lxs que tienen el control!

Comentarios

Entradas populares de este blog

Lo que suena # 2

Por Zerpector
Jevas de-generadas. Si crees que la música hecha por mujeres en Latinoamérica se limita a los patrones de Shakira, Thalia y Olga Tañón, estas reseñas son para ti mesmx. Te traemos tres propuestas muy distintas entre sí en lo formal (rock/rap/merengue), pero íntimamente relacionadas en la confrontación y el “no me jodas mamaguevo”. Ya sea hablando del amor, la política o el abandono, estás jevas no están comiendo jobo. Cada una en su trinchera está marcando pautas: íntimas y violentas al mismo tiempo.

JESSY BULBO - MÉJICO » TELEMEME (2010)
“no leas no trabajes… ¿quién te quiere? Ay, aquí está tan rico”.
Es difícil divertirse y asustarse al mismo tiempo. Esa creo que es, a fondo, la intención del tercer disco de Jessy Bulbo, grupo que desde el 2006 usa el rock para pasar “de lo desquisiante a lo tierno”, en sus propias palabras. Si bien este disco no es, en mi opinión, tan “rudo” como Saga Mama (2006) y Taras Bulba (2008); sí demuestra una transición coherente y eficiente desde…

Caracas Rotten Town ¿Ciudad podrida?

Colectivo SinVerguenza.
(Masculinidades contra el machismo)



"Cuidado, esta noche alguien morirá en alguna parte" Dice OneChot, cantante de hip hop-raga y víctima de violencia

No cualquiera muere, no cualquiera es víctima de la violencia.  Y en este sentido, hablamos de la microcriminalidad, del uso de armas de fuego, de  esa violencia concreta que se manifiesta en datos y que, ciertamente, sitúa a Caracas como una ciudad violenta[1]. ¿Violenta para quiénes? El número de homicidios tiene una distribución desigual en cuanto a la composición social y en cuanto a la división geoespacial de Caracas. Son los sectores populares quienes sufren y viven los resultados de una violencia histórica y de carácter estructural. Más aún, las víctimas, en su gran mayoría, son jóvenes y pobres[2]. “Cuidado, esta noche, alguien morirá en alguna parte”Dice OneChot, cantante de Hip hop-Raga y víctima de violencia. Ese“alguien que morirá”, según la manifestación cuantificable de la violencia en Caracas…

Lo que suena #1

Por Zerpector


COPIAR, CORTAR, PEGAR Y MEZCLAR: La música latinoamericana actual se presenta como un plato mixto de distintos ingredientes: electrocumbia, neofolklore y merenrock, por ejemplo, son algunos de los subgéneros inscritos en este gran periplo colectivo de redescubrimiento y resignificación de nuestros pueblos a través de nuestros sentimientos. En esta entrega vamos a comentar tres ejemplos de este mezclote: lo Psicotropical, la Verbenautica y el Electrocaribe.

SONÁMBULO»A PURO PELUCHE "Y EL CHIVO ME DIJO: ERES EL ELEGIDO" Es probable que la primera vez que escuches este disco no te guste. En realidad es más que probable. Pero dale una segunda, tercera, cuarta, quinta, sexta pasada… y estás enganchado. Sonámbulo es un coctel de músicos de distintas latitudes latinoamericanas (Cuba, Panamá, Puerto Rico, Argentina) reunidos en Costa Rica, desde donde elaboran fórmulas psicóticas a base de ritmos tropicalientes.
Si bien A puro peluche (2010) es su primer disco, este grup…