Ir al contenido principal

cine con piquete #5 ¡TEN CUIDADO QUE POR AHÍ ANDA LA PORCINA!


Por Gustavo Castillo

(O DE CÓMO EL PUPÚ DE MURCIÉLAGO TE PUEDE DEJAR FRITO EN CONTAGIO)


Ponte pilas que dentro de poco hasta de una gripe te puedes morir. Hoy vamos a hablar de una película que pareciera ser hecha por encargo y que va por esta línea de la salud.
Contagio, de Steven Soderbergh, cuenta la propagación de un virus que comienza como una simple gripe pero que te mata en pocos días. Mientras la transmisión del virus va tomando forma de pandemia, tanto las industrias farmacéuticas como los gobiernos de Europa y Usamérica luchan para tratar de frenarlo y al final, como siempre, nos salvan del exterminio consiguiendo la milagrosa vacuna. Qué jodido es ver este tipo de películas y no salir arrecho del cine.
Siempre hemos pensado que los mismos productores de las vacunas son los principales propagadores de los virus. Justo unos meses antes del estreno de Contagio ocurrió la propagación del virus A1H1, muy cercana al descubrimiento de la vacuna por parte de una empresa farmacéutica a punto de quebrar. Leer cosas como esta no es raro, pero verlas en películas desde la óptica benevolente raya en lo cínico.
Al final nos meten el paro de que ese virus mortal, hospedado comúnmente en murciélagos, se propagó porque uno de estos animalitos se comió un cambur, se le cae un pedacito de la fruta al lado de un cochino, este se lo come y, en un proceso que deja pendeja a la naturaleza con sus millones de años de evolución de la especies, el cochinito desarrolla un virus más jodido que la peste bubónica. ¡No me jodas! ¡Al menos cuéntame una de marcianos! Al menos dígannos que el virus llegó en un meteorito y así pensamos por un rato que hay otras cosas en el universo que atentan más contra la salud pública que un farmaceuta con plata, poder y pocos escrúpulos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Lo que suena # 2

Por Zerpector
Jevas de-generadas. Si crees que la música hecha por mujeres en Latinoamérica se limita a los patrones de Shakira, Thalia y Olga Tañón, estas reseñas son para ti mesmx. Te traemos tres propuestas muy distintas entre sí en lo formal (rock/rap/merengue), pero íntimamente relacionadas en la confrontación y el “no me jodas mamaguevo”. Ya sea hablando del amor, la política o el abandono, estás jevas no están comiendo jobo. Cada una en su trinchera está marcando pautas: íntimas y violentas al mismo tiempo.

JESSY BULBO - MÉJICO » TELEMEME (2010)
“no leas no trabajes… ¿quién te quiere? Ay, aquí está tan rico”.
Es difícil divertirse y asustarse al mismo tiempo. Esa creo que es, a fondo, la intención del tercer disco de Jessy Bulbo, grupo que desde el 2006 usa el rock para pasar “de lo desquisiante a lo tierno”, en sus propias palabras. Si bien este disco no es, en mi opinión, tan “rudo” como Saga Mama (2006) y Taras Bulba (2008); sí demuestra una transición coherente y eficiente desde…

Lo que suena #1

Por Zerpector


COPIAR, CORTAR, PEGAR Y MEZCLAR: La música latinoamericana actual se presenta como un plato mixto de distintos ingredientes: electrocumbia, neofolklore y merenrock, por ejemplo, son algunos de los subgéneros inscritos en este gran periplo colectivo de redescubrimiento y resignificación de nuestros pueblos a través de nuestros sentimientos. En esta entrega vamos a comentar tres ejemplos de este mezclote: lo Psicotropical, la Verbenautica y el Electrocaribe.

SONÁMBULO»A PURO PELUCHE "Y EL CHIVO ME DIJO: ERES EL ELEGIDO" Es probable que la primera vez que escuches este disco no te guste. En realidad es más que probable. Pero dale una segunda, tercera, cuarta, quinta, sexta pasada… y estás enganchado. Sonámbulo es un coctel de músicos de distintas latitudes latinoamericanas (Cuba, Panamá, Puerto Rico, Argentina) reunidos en Costa Rica, desde donde elaboran fórmulas psicóticas a base de ritmos tropicalientes.
Si bien A puro peluche (2010) es su primer disco, este grup…

Cine con piquete # 3. Aquí lo que hay es hambre y odio también

Por Gustavo Castillo

El tema del mes va sobre el hambre y acá eso nos sobra. Nos criamos voraces y esa necesidad no se sacia comiendo: tenemos hambre de todo, de ser escuchados, de saber, de tener, de vivir. Leyendo sobre el tema y su relación con el cine, me topé con algunas palabras del cineasta brasileño Glauber Rocha sobre La estética del hambre y el Cinema Novo que me llevaron a repensar el concepto del hambre y cómo vincularlo con películas que retratan ese otro apetito social que no pega precisamente en el estómago. Dice Rocha: el comportamiento exacto de un hambriento es la violencia y la violencia de un hambriento no es primitivismo. Una estética de la violencia antes de ser primitiva es revolucionaria. Y por ahí van los tiros. Hay una película que sería bueno no pelarse para entender las palabras de Rocha: El Odio (Francia, 1995) de Kassovitz. La cinta retrata un día en la vida de tres amigos franceses, Vinz, Hubert y Saïd, que tienen en común ser pobre y discriminado por s…